En el cambio de siglo, el imperio había desaparecido ya para siempre tras la pérdida de Cuba y Filipinas. Comenzaba una nueva era un país hambriento y desmoralizado. El desencanto de la Generación del 98, que inauguró la edad de plata de la literatura castellana, no era sólo por la quiebra moral del país, que estaba por los suelos, sino por la pavorosa miseria del día a día.

La noche en aquel Madrid era un territorio extraño y con frecuencia prohibido. En el centro de la ciudad se vivía una auténtica fiebre de cabarets y music halls. La mayoría de las veces, los locales estaban envueltos en polémicas. Hasta allí acudía un universo extraño y variopinto: bohemios, dandys, delincuentes, matones o escritores.

La noche en aquel Madrid era un territorio extraño y con frecuencia prohibido. En el centro de la ciudad se vivía una auténtica fiebre de cabarets y music halls. La mayoría de las veces, los locales estaban envueltos en polémicas. Hasta allí acudía un universo extraño y variopinto: bohemios, dandys, delincuentes, matones o escritores.

La época también era conocida por llegada de diferentes drogas, habituales en los locales franceses. La moda llegó a España, e inmediatamente se asoció con las grandes orquestas o las bandas de jazz… y con los cabarets. La reacción por parte de periódicos conservadores y autoridades fue criminalizar a estos locales y quienes acudían a ellos.

Continuará ..

 

Fuentes y bibliografía:
  • Revista Esfera 1920-1930 – Archivo de la UAB
  • “Fuera de la Ley”, La Felguera Ediciones
  • Memorias, Pío Baroja.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.